Carlos I de España y V de Alemania, que nació en Flandes y tuvo territorios en Europa y América, tenía una famosa frase que era:

Hablo español con Dios, italiano con las mujeres, francés con los hombres y alemán con mi caballo

Más allá de que fuera leyenda, llama la atención cómo asignaba cada lengua a una tarea distinta, en función de lo que quería comunicar. Por suerte, hoy en día nos encontramos en una situación mejor en la que nos podemos entender en nuestro idioma en nuestro país, mientras que el inglés se ha estandarizado para hacernos entender con personas de otros países.

¿Vosotros usáis distintas lenguas? ¿Cuál es la que preferís para los negocios? ¿Y para vuestra vida privada?