Hay muchos alumnos que se hacen esta misma pregunta. Acuden a clase acuciados por la prisa y todo su empeño es aprender lo antes posible, ya sea por un viaje sorpresa o una reunión en la que no pueden depender de terceras personas para hacer negocios.

La respuesta es muy compleja, y nosotros diríamos que depende. Tal vez sea posible dominar los rudimentos de una lengua en poco tiempo, sobre todo si estás en un curso especializado y tal vez has optado por la inmersión lingüística para aprender más deprisa, pero el problema es que la lengua no es una cosa que se estudia, sino que justo a continuación, hay que utilizarla para transmitir información. Es en los casos en los que hay que comunicar realidades complejas cuando se hace necesaria un mayor dominio del idioma.

Tal vez en una semana se pueda superar un nivel básico, pero el aprendizaje de una lengua requiere un trabajo y una práctica más continuada hasta ser dominada.