Quien haya leído “Un mundo feliz”, habrá oído hablar de los cursos durante el sueño. En el libro de Aldous Huxley, sus personajes escuchaban grabaciones dormidos para aprender nuevas cosas que podrían aplicar al día siguiente.

Lo cierto es que esto no es sólo ciencia ficción, ya que en la actualidad existen mp3 y CDs con este tipo de cursos, especialmente de idiomas. El Daily Telegraph ha preguntado a la psicóloga Florence Cardinal de la Fundación del Sueño Nacional de Canadá y esta les ha explicado que “cambiar los patrones de sueño de esta manera requiere que el cerebro permanezca alerta para escuchar, evitando que llegue a la fase de sueño reparador necesaria para aprender, que es fundamental para la mente”.

En realidad, esta psicóloga recomienda estudiar inmediatamente antes de irse a dormir, repasando los apuntes.

Esto da al cerebro el tiempo necesario para almacenar y clasificar la información para que esté cuando se la necesite. A continuación, en la cama, el cerebro hace el resto.

Como veis, no existen fórmulas mágicas para aprender idiomas. El trabajo constante es la mejor garantía, como siempre.