Cuando alguien se plantea aprender más de un idioma, siempre está pensando en viajes, en ser traductor o profesor, pero lo cierto es que ser bilingüe o trilingüe facilita al que lo es el acceso a todo tipo de trabajos atractivos. Veamos qué posibilidades laborales que no se te suelen pasar por la cabeza se abrirían a quien aprenda más de un idioma:

* Probador de videojuegos: para asegurarte de que se dicen las palabras adecuadas en cada idioma.
* Vendedor de jets para ejecutivos: como los yates son un producto de lujo, es posible que tu target no esté sólo en España y no sólo se comunique contigo en castellano, ¿a qué esperas para aprender inglés?
* Analista deportivo: sólo quien domine más de un idioma se puede ir a otro país de Europa a analizar jugadores de todas partes. Además, tiene el valor añadido de que es posible aconsejar a los que hagan apuestas deportivas por todo el mundo con conocimiento de causa.
* Asignador de tareas internacional: este puesto existe en las multinacionales en las que constantemente está llgando gente de todo el mundo a cubrir los puestos existentes. Las tareas de este puesto serían desde buscar casa hasta buscar una escuela para los niños cuando una persona de tu empresa cambia de país.
* Vendedor de yates de lujo: un puesto similar al de vendedor de jets, pero con la posiblidad también de emplearte como tripulación.
* Organizador de giras para grupos de música: para llevarlas a cabo por toda Europa, reservando lugares de conciertos y hoteles, así como el transporte.
* Editor de arte para una revista internacional.
* Periodista: tanto corresponsal como analista internacional de tendencias de moda o de mercados financieros.
* Asistente para ruedas de prensa, para ser intérprete de deportistas que no conocen el idioma del país en el que jugan.
* Consultor de recursos humanos: viajando por todo el mundo en busca de nuevos talentos para los sectores de tecnología, marketing…