A la hora de aprender un idioma, como hemos visto en otras ocasiones, tenemos distintas variantes en las que hacer énfasis. La lectura, la escritura, la comprensión oral y la expresión oral y cada alumno tiene unas necesidades distintas. En manos del profesor está evaluar qué es lo más urgente y enseñar a cada uno lo que más necesita.

Las últimas corrientes didácticas apuntan a hacer más énfasis en el aprendizaje oral ya que el resto vendrá por sí mismo detrás. La verdad es que en Babelia Formación hacemos un análisis exhaustivo de las necesidades de cada alumno y de en qué campos va a necesitar utilizar la lengua.

Evidentemente no es lo mismo enseñar a alguien que se dedica a hablar por teléfono que a alguien que necesita presentar informes. ¿Vosotros para qué usáis las lenguas extranjeras?