Aunque en Babelia Formación damos las clases en las mismas instalaciones de las empresas que nos contratan, nosotros creemos que la mejor forma de que los alumnos aprovechen las lecciones es rodeándolos de un ambiente propicio que favorezca la concentración.

Una de las mejores cosas de aprender idiomas en la empresa es que es posible desconectar de la jornada laboral con los compañeros mientras se aprenden técnicas que mejorarán la calidad del trabajo. De esta manera, las dudas que aparecen en el día a día en la empresa se pueden plantear al profesor que podrá indicar a los alumnos la mejor manera de resolverlas.

También tiene un efecto motivador el hecho de salir del sitio donde se trabaja habitualmente para reunirse durante las clases en otros lugares habilitados por la empresa, ya sean salas de reuniones o despachos.