La semana pasada vimos la noticia de una editorial española que había sacado a la venta libros para aprender inglés escritos en castellano. Tradicionalmente, los libros para aprender idiomas suelen estar escritos en el idioma que se pretende aprender, por lo que esta editorial viene a irrumpir en un panorama relativamente nuevo.

Estos libros son novelas cortas para niños en las que se combinan tanto el inglés como el castellano en función del nivel al que está dirigido, y se supone que con ello se aprenderá más fácil el idioma de Shakespeare.

En nuestra opinión, todas las iniciativas que mejoren el aprendizaje de la lengua extranjera son bienvenidas, aunque es mejor recurrir a textos escritos enteramente en el idioma que se quiere aprender (siempre adaptados al nivel que se tenga) antes que hacer combinaciones