Cuando estamos aprendiendo un idioma nuevo, la memorización de sonidos es uno de nuestros caballos de batalla. Recientemente se ha presentado un estudio de varias universidades francesas en el que han llegado a la conclusión de que la repetición de un sonido nos permite recordar más rapidamente este, de una manera eficaz y duradera.

El mismo mecanismo se usa para recordar ciertos sonidos, o sea que tiene que ver con la memoria auditiva. Los investigadores descubrieron que nuestro oído detecta muy bien las repeticiones auditivas incluso si no habían oído antes el sonido que les ponían los científicos.

Los investigadores demostraron una memoria auditiva duradera que se da tanto en humanos como en animales. Este proceso es fundamental a la hora de aprender nuevas lenguas, recordar canciones o reconocer sonidos.