En el Washington Post han publicado algunos datos curiosos sobre el inglés (los famosos fun facts) con los que podemos no solo aprender algo del idioma de Shakespeare sino entretenernos. El primero de ellos es un detalle que los hispanohablantes sufrimos cada día y es que el inglés no se escribe como se pronuncia. Así tenemos en las palabras “mate,” “eight” y “strait que se pronuncian de manera similar aunque tienen distintos grupos vocálicos.

* En inglés hay bastantes ejemplos de monosílabos con nueve letras, como stretched, scratched o screeched.

* El inglés es un idioma difícil para los poetas. ¿A que no encontráis ninguna palabra que rime con “orange” o con “silver”?

¿Se os ocurren más?