Tay Boon Tee es un taxista de Singapur que saluda a todos sus pasajeros en nada menos que tres idiomas para asegurarse de que le entienden. Los idiomas que domina son el tamil, el hindi, el malayo y el bengalí, y por lo visto está teniendo muy buena acogida en su ciudad, e incluso ha saltado a los medios.

Además de esos cuatro idiomas, el taxista cuenta que chapurrea al menos 15 más y explica que los ha aprendido durante sus diez años de profesión de taxista, hablando con los diversos clientes que solicitan sus servicios. He aquí un ejemplo de cómo aprender una nueva lengua sin tener que estudiar, simplemente practicándola con los nativos.

En este caso, cada nuevo cliente era a la vez una fuente de conocimientos y de práctica. ¿Os ha pasado alguna vez aprender un idioma en un taxi?