Leemos en Expansión una noticia en la que cuentan que el año pasado cayeron los presupuestos en formación un 22% frente al 11% que se esperaba. No obstante la peor cifra se la lleva la inversión en tecnología nueva, debido a que las empresas invirtieron fuertemente en ella antes de la recesión y de momento siguen usando los mismos equipos.

Como siempre decimos, invetir en formación es invertir en el mejor capital que tienen las empresas, el capital humano. Según un estudio del Grupo de Responsables de Formación de Entidades Financieras, estas empresas solo han dedicado a la formación el 1,01% de su masa salarial.

“Estamos en el peor momento que yo recuerdo. Y lo peor es que esta situación no va a tener forma de V, sino de L”, augura José Antonio Téllez, director de formación de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), que es miembro de la comisión ejecutiva del Gref y ha coordinado el estudio Ratios de formación, que cada año mide la actividad formativa en el sector financiero.