Una manera de repasar lo aprendido durante el curso puede ser aprovechar todas las oportunidades para practicar los idiomas. Si salís de vacaciones, podéis hablar con los extranjeros, aprovechad para pedirles las direcciones a los lugares donde queráis ir, prescindid del mapa y aprovechad para hacer una práctica con nativos.

Si ya os habéis ido, acercáos a las zonas turísticas de vuestras ciudades, seguro que encontraréis con quién practicar lo aprendido durante el curso. ¿Se os ocurre algo más que hacer?