En plena crisis mundial, las economías internacionales están reposicionándose y están emergiendo nuevas potencias, como China que la semana pasada adelantó a Japón y se colocó como segunda potencia económica mundial.

De hecho, cada vez hay más demanda de aprendizaje de chino en las empresas y es esta lengua, junto con el portugués, las que más están ascendiendo en detrimento de otras que típicamente se han estudiado más como el francés. El inglés sigue siendo la lengua más demandada seguida por el francés, pero cada vez hay más alumnos interesados en aprender chino o portugués.

Muchas empresas ya están comenzando a expresar su interés pro el aprendizaje de estas nuevas lenguas, ya que muchos empresarios chinos se sienten más cómodos haciendo negocios en su propio idioma, por lo que solo los mejor preparados en esta lengua conseguirán conquistar su nicho.