Con la crisis, uno de los primeros recortes que ha habido en todas las empresas han sido los viajes de negocios. Según un estudio publicado por el portal Muy Pymes, estos han disminuído en un 26%, y se han sustituído por reuniones telefónicas en su mayoría.

El precio ha sido fundamental en este recorte, pero también lo ha sido el tiempo empleado en desplazar a un ejecutivo desde su lugar de residencia al lugar de la reunión, por lo que la opción de las reuniones telefónicas no solo ha contribuído a un ahorro monetario sino también a un aumento de la productividad.

Esto quiere decir que, sobre todo a la hora de reunirse con personas extranjeras, ha aumentado la necesidad de poder tener un buen  nivel de comprensión oral de un idioma extranjero y así lo hemos constatado en Babelia Formación. Los alumnos cada vez nos demandan más ejercicios en los que hay que escuchar sin ver a una persona que habla en un idioma extranjero y luego realizar ejercicios de comprensión sobre lo que dice.