Eurostat, la oficina de estadística europea, publicó la semana pasada un informe en el que hablaban sobre el dominio de las lenguas extranjeras en diferentes países europeos. En ese informe, cuentan que en 2007, el 46,6% de los españoles entre 25 y 64 años reconocía no tener noción alguna de ningún idioma extranjero, frente al 38,3% de la media de la Unión Europea.

En suspenso en idiomas dentro de la Unión Europea sólo nos supera Rumanía, con el 75%, y Portugal, con el 51,3% de ciudadanos que no hablan ningún idioma además del propio. Los malos datos sobre España en cuanto a la población adulta y su conocimiento de lenguas contrastan con los de los niños en edad escolar, mucho más esperanzadores ya que en 2008, también según Eurostat, nada menos que el 98% de los alumnos de educación primaria estudiaba al menos una lengua extranjera, lo que nos sitúa muy cerca de los países que llegan al 100%, como son Suecia y Luxemburgo.