Aunque el inglés sea la lengua que tiene copada la mayoría de las clases de idiomas, cada vez hay más demanda de las lenguas que hace unos años denominábamos “exóticas” debido a la apertura de los mercados. Estas lenguas se denominan “exóticas” por la baja demanda que existía hasta ahora de ellas.

Dentro de esta etiqueta tendríamos el chino mandarín, árabe, coreano y portugués entre otras. El aprendizaje de estos idiomas es creciente, ya que saber chino, coreano o portugués abre nuevas oportunidades laborales, culturales, de entretenimiento y de acceso a la información. Esas lenguas pueden ser el camino hacia una expansión económica o personal debido a que te permiten ponerte en contacto con un mayor número de personas en todo el mundo.

Y es que, según señala el último informe del Foro Empresarial sobre Multilingüismo, creado por la Comisión Europea, “la necesidad de mantener la ventaja yendo más allá del inglés se dejará sentir de forma más acuciante”. En este sentido, el ruso y sobre todo el chino están experimentando un auténtico “boom”, especialmente desde que China ha despegado como potencia económica mundial.