Un estudio llevado a cabo por investigadores canadienses ha demostrado que el bilingüismo puede ayudar a retrasar hasta cinco años la aparición de los síntomas del Alzheimer. Según el informe, publicado por la revista “Neurology”, hablar más de una lengua retrasa los síntomas de la enfermedad.

Los científicos recopilaron datos de 211 pacientes diagnosticados con probable Alzheimer de los que 102 eran bilingües y 109 hablaban un solo idioma. Así pues, el conocimiento de una segunda lengua no solo facilita tener mejor proyección laboral sino que además permite ejercitar nuestro sistema neuronal retrasando las enfermedades neurodegenerativas.

Hoy es un buen día para comenzar a aprender una lengua.