Una de las clases que más nos demandan es la enseñanza de idiomas por teléfono. Esta modalidad está especialmente indicada para personas que no tienen tiempo para desplazarse y ya tienen una base sobre la que ampliar conocimientos. Las lecciones telefónicas no solo incluyen ejercicios de comprensión y de vocalización, sino que se pueden adaptar mejor al horario de cada alumno ya que pueden elegir mejor la hora a la que quieren dar clase sin tener que esperar a que el profesor se desplace.

El aprendizaje de un idioma por teléfono hace énfasis sobre todo en la comprensión auditiva y es muy útil para situaciones de negocio en las que haya que combinar las habilidades escritas con las orales sin tener al interlocutor cerca. Los profesores que dan la clase por teléfono saben que los alumnos se tienen que enfrentar a negociaciones telefónicas por lo que son capaces de enseñarles a superar este tipo de situaciones.

La enseñanza telefónica también es idónea para aquellos que tengan muchos viajes de trabajo pero que decidan seguir aprendiendo dondequiera que se hallen.