A la hora de aprender una lengua extranjera, no solo es importante aprender nuevas expresiones sino no olvidar lo que ya se sabe. En inglés ocurre que muchas personas salieron del instituto con un buen nivel ya que para aprobar selectividad es imprescindible tener un nivel mínimo equivalente al First Certificate in English de Cambridge, pero con el paso del tiempo este idioma se va olvidando poco a poco.

Uno de los beneficios de la formación continua en idiomas deriva de la posibilidad de poder repasar lo aprendido y mejorar. Las clases no solo refuerzan los conocimientos para que no se olviden sino que permiten al alumno mejorar por su cuenta mientras tiene la sensación de que no pierde nada por el camino.

Las clases de reciclaje son ideales para personas que en su juventud obtuvieron muchos títulos de idiomas extranjeros y una vez metidos en la vida laboral han dejado de lado el aprendizaje de idiomas. Es fundamental que el profesor realice una prueba de nivel en estos casos ya que será determinante para conocer en qué punto hay que retomar el aprendizaje.