Un estudio realizado por la Universidad de Haifa ha revelado que las personas bilingües lo tienen más fácil para aprender un tercer idioma, ya que tienen mejores aptitudes  para los idiomas. Los científicos partían de la hipótesis de que el bilingüismo favorecería el proceso de aprender un nuevo idioma. Los estudiantes que ya sabían dos idiomas tendrían más facilidad en el aprendizaje de una tercera lengua que los que solo hablaban una.

En el estudio se hicieron dos grupos de alumnos de 6º en Israel que estudiaban inglés como lengua extranjera. El primer grupo eran inmigrantes rusos cuya lengua materna era el ruso pero tenían gran fluidez en el hebreo como segundo idioma, mientras que los del segundo eran hablantes de hebreo que no hablaban ninguna otra lengua y a ambos grupos se les hizo aprender inglés.

Aquellos cuya lengua materna era el ruso aprendieron inglés más deprisa pero también mejoraron su hebreo y vieron cómo esta diferencia aumentaba con respectos a los que solo hablaban hebreo. Los investigadores concluyeron que cuantos más idiomas se conocen de partida, es más fácil aprender nuevas lenguas debido a que ya se han desarrollado las aptitudes para el aprendizaje y que se pueden aprovechar conocimientos de una a otra lengua aunque estas sean tan diferentes como el hebreo y el inglés del ejemplo.

El conocimiento de un idioma refuerza el conocimiento de otro nuevo y proporciona herramientas que facilitan mejorar las habilidades fonéticas, y proporciona una base ideal para aprender a leer y a comprender una lengua extranjera.