Hoy en día hablar una segunda lengua se ha convertido en un requisito indispensable para los trabajadores de muchas empresas. Las compañías, sabedoras que unos trabajadores bilingües pueden ser la diferencia entre una expansión internacional y verse recluidos solamente al mercado español, cada vez buscan que sus trabajadores hablen más idiomas.

Una segunda lengua permite incluso a las empresas orientadas a servicios B2B poder optar a trabajar al servicio de una multinacional que necesite que todas sus filiales hablen, además de la lengua del país donde se encuentran, el de la empresa matriz. No solo el inglés es indispensable sino cada vez más vemos en España empresas francesas, alemanas o suecas que necesitan comunicarse con las filiales y con otras empresas en su lengua nativa para poder comprenderse mejor.

Las empresas españolas cada vez más se decantan por planes de formación integral en idiomas para sus trabajadores para poder expandir su radio de acción a empresas cada vez mayores en tamaño.