La Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia se ha reunido la semana pasada en Washington y los expertos han dictaminado que la mejor gimnasia cerebral para prevenir demencias seniles como el Alzheimer es aprende idiomas. Las personas bilingües estudiadas tenían mayor capacidad de concentración y aprendizaje.

Los niños bilingües tienen la memoria activa en todo momento y son capaces de separar ambas lenguas, mientras que incluso aquellas personas que aprenden idiomas cuando son adultos también tienen mayor capacidad de desarrollar más algunas partes del cerebro, aunque estos últimos tienen que dejar de pensar en uno para centrarse en el otro mientras que los niños pueden pensar en ambos simultáneamente.

Pero no sólo ser bilingüe, sino también aprender un idioma de adulto puede ayudar a retrasar los efectos del envejecimiento, según explicó la doctora Ellen Bialystok, profesora de Psicología de la Universidad de York en Toronto (Canadá).