A la hora de impartir un curso de idiomas para empresa, nos encontramos con alumnos de muy diferentes tipos: algunos apenas disponen de tiempo para asistir a clase, otros disponen de tanto tiempo que hasta pueden realizar tareas en casa; hay otro tipo de alumnos que busca un curso del idioma en general, pero el perfil de la gran mayoría de los alumnos en empresas es completamente distinto, sus objetivos son mucho más específicos y su profesor ha de ser flexible y capaz de adaptarse a ello.

– Podemos encontrar alumnos que necesitan aprender sólo una parte del idioma: son alumnos que utilizan el idioma extranjero en una pequeña parte de su trabajo y de una forma muy mecánica; por ejemplo, para responder al teléfono y pasar una llamada, o para realizar un cuestionario determinado…Estos alumnos sólo emplean una parte del idioma en su trabajo y a veces sólo quieren un curso para dominar esta pequeña parte.

– Hay otro tipo de alumno que necesita el idioma para el campo específico del sector en el que trabaja. Dicho alumno suele fijar sus objetivos en ampliar el vocabulario en este campo a la vez que trabaja la gramática en la destreza de la expresión oral. También suelen querer practicar situaciones laborales que les van a aparecer en el trabajo y en las que tendrán que usar el idioma extranjero.

– En las empresas nos encontramos con mucha frecuencia a un tipo de alumno al que podríamos denominar como “el emisario”. Es el alumno que viaja mucho, que hace presentaciones en el extranjero y representa a la empresa cuando se encuentra fuera. Este tipo de alumno necesita abarcar bastantes campos del idioma, ya que durante su estancia fuera se verá en situaciones de la vida cotidiana en las que tendrá que desenvolverse, e igualmente se verá en situaciones del ámbito laboral en las que el registro es diferente.

– El tipo de alumno que más se aleja de lo laboral es el alumno extranjero. Son personas a las que envían a trabajar permanentemente a otro país, en nuestro caso, extranjeros que vienen a trabajar a empresas en España. Son muy diferentes al otro tipo de alumno y suelen aprender a mayor velocidad ya que se encuentran en inmersión en el país de la lengua. Sus necesidades específicas difieren del anterior tipo de alumnos, el registro laboral lo aprenden con mucha rapidez al enfrentarse a la vida laboral de cada día en la empresa y prefieren fijar sus objetivos en aprender a sobrevivir y comunicarse fuera del lugar de trabajo.

Debido a esta diversidad de alumnos, objetivos y necesidades específicas, es muy positivo que los profesores de idiomas para empresas hagan una valoración del alumno y de su situación personal antes de empezar el curso, así nos aseguraremos el éxito de las clases y conseguiremos que los alumnos estén contentos.