Muchas veces, cuando aprendemos idiomas, tenemos la sensación de no estar haciendo todo lo suficiente por practicarlo porque no sabemos cómo. Por eso, hoy vamos a hablar de las diferentes formas de practicar idiomas por nuestra cuenta.

Hay veces que ir a clase y hacer los deberes no basta para aprender un idioma; así que buscamos recursos, pero no sabemos de dónde sacarlos. Sin embargo, en la era de internet es mucho más sencillo ahora.

– El recurso más tradicional y popular es nuestro querido amigo el libro. Siempre es muy enriquecedor leer en otros idiomas. nos ayuda a aprender vocabulario y a mejorar la comprensión de ideas, aún sin entender todo el vocabulario. En algunas librerías tienen libros adaptados por niveles, preguntad por ellos porque os vendrán fenomenal.

La música es también muy buen aliado. Además de ser un recurso para el aprendizaje, es también objeto de deleite, lo cual hace que sea motivador. Escuchar la misma canción con cierta continuidad (tampoco hay que rallar el disco) nos hará reflexionar sobre ella y veremos como, cada vez que la escuchamos, entendemos un poco más que la vez anterior.

Los audiolibros: no son muy conocidos en España, pero en otros países, como en Alemania, es muy común comprar audiolibros y existen muchos adaptados por niveles para aquellas personas que aprenden idiomas. Es una forma de practicar como con un libro, pero en vez de comprensión escrita, fomentamos la comprensión oral.

– Existen también hoy en día numerosos chats multilingües, donde podemos practicar cualquier idioma y estar en contacto con gente de otros países dispuesta a ayudarnos, incluso existen redes sociales sólo para practicar o intercambiar idiomas.

– Enganchando con la idea anterior, sin duda, una de las más útiles herramientas para fomentar nuestro nivel en una lengua extranjera es practicar tándem o intercambio de idiomas. Consiste en quedar con otra persona con la nacionalidad del idioma que tú estudias y que a su vez esté estudiando nuestra lengua materna. Se practican ambos idiomas en partes iguales (un día se habla en español, otro día en el idioma que tú aprendes, o se hace por ratos). Es de los métodos más eficaces, aunque a veces cuesta dar con una persona con la que nos sentimos a gusto, pero de esta forma practicamos lo que más nos cuesta: la expresión oral.

– Existe algo muy similar: establecimientos, como bares o restaurantes, en los que organizan una o varias veces a la semana, tardes de intercambio de idioma. Mucha gente acude para practicar idiomas y conocer a gente; es una forma económica de practicar el idioma y pasar un buen rato.

– También podemos usar la radio. Hoy en día podemos escuchar radios de cualquier país gracias a internet. 

– Al igual que la radio, la televisión y todo lo que ella conlleva (cine, series, programas…) pueden sernos de gran utilidad. Podemos ver nuestras series o películas favoritas en versión original, con o sin subtítulos en español o en el idioma que aprendemos, y todo ello podemos controlarlo según el nivel que tengamos.

Las redes sociales y su boom pueden ser una fuente infinita de recursos para impulsar nuestros conocimientos. Tanto en facebook, twitter, los blogs, etc, podemos encontrar infinidad de grupos que hablan de aprendizaje de idiomas, que ofrecen recursos, que cuelgan links con ejercicios, textos, vídeos, etc y todos ellos enfocados al aprendizaje de idiomas; incluso existen comunidades. Sólo hace falta buscarle un hueco y ponerse a buscar y conocer lo que más se adapte a nosotros.

Nuestros profesores emplean estos y otro tipo de recursos para animar a los alumnos a practicar fuera de las clases de idiomas en empresas. Y desde aquí os animamos a vosotros también a que encontréis el vuestro.