La semana pasada vimos la noticia de una editorial española que había sacado a la venta libros para aprender inglés escritos en castellano. Tradicionalmente, los libros para aprender idiomas suelen estar escritos en el idioma que se pretende aprender, por lo que esta editorial viene a irrumpir en un panorama relativamente nuevo.

Estos libros son novelas cortas para niños en las que se combinan tanto el inglés como el castellano en función del nivel al que está dirigido, y se supone que con ello se aprenderá más fácil el idioma de Shakespeare.

En nuestra opinión, todas las iniciativas que mejoren el aprendizaje de la lengua extranjera son bienvenidas, aunque es mejor recurrir a textos escritos enteramente en el idioma que se quiere aprender (siempre adaptados al nivel que se tenga) antes que hacer combinaciones

Anuncios

Ya hemos dicho en otras ocasiones que las nuevas tecnologías facilitan el aprendizaje de idiomas hasta puntos que hace unos años no habríamos sospechado. Hoy vamos a ver cómo nos pueden ayudar los libros electrónicos (e-books) para el aprendizaje de una lengua extranjera.

Un libro electrónico tiene una pantalla especial que facilita la lectura, mucho más que los ordenadores que están retroiluminados. Además, con poco peso es posible cargar en la memoria no solo un libro de texto donde consultar las dudas gramáticas, sino también un diccionario (mono o bilingüe) y una novela en la lengua que se esté aprendiendo.

Así, con pocos clics el alumno tiene en su bolsillo toda clase de libros de consulta para mejorar su conocimiento de la lengua extranjera.

Aprender idiomas no es sencillo, y depende del momento de la vida de cada uno en el que se decide comenzar a aprender. Además, según el contexto de cada uno y en función de los idiomas que ya maneje. Por ejemplo, si alguien habla castellano o portugués, le será más fácil aprender francés o italiano porque guardan muchas similitudes y pueden deducir muchas palabras de vocabulario.

El caso es que un 50% de los requisitos para aprender una nueva lengua son que el alumno esté motivado para aprenderla. Las motivaciones de nuestros alumnos suelen ser laborales, pero hay quien decide aprender un nuevo idioma para viajar, para conocer nuevas personas o incluso sólo por curiosidad porque les atrae el sonido de cierta lengua.

¿Vosotros qué motivaciones tenéis para aprender un nuevo idioma?

Hay muchas maneras de aprender español y en lcase con un profesor nativo es la mejor manera de hacerlo. Como hemos dicho en otras ocasiones, este trabajo no tendría sentido si en casa el alumno no siguiera haciendo su parte, repasando y practicando lo aprendido.

Hoy os traemos un manual bastante interesante para los que están aprendiendo castellano, especialmente aquellos que provienen del mundo angloparlante, ya que ha sido realizado especialmente para ellos por parte de la Academia Norteamericana de la Lengua (ANLE). En el libro “Hablando bien se entiende la gente” se hace especial hincapié en los errores más comunes que realizan aquellos que hablan Spanglish, en un intento por mejorar su español.

Los ejemplos de expresiones que corrigen son variados, desde “aplicar un trabajo”, hasta un candidato “corre” para ser alcalde y otros errores comunes como traducir “billón” por “billion” del inglés, cuando en castellano son “mil millones”. El libro está dividido en seis capítulos en los que se repasan los errores más comunes que comete un angloparlante cuando se enfrenta al castellano hablado y escrito.

El libro está editado por Santillana pero de momento sólo está a la venta en EEUU.