Esta semana estamos colgando canciones en diferentes idiomas en nuestro facebook twitterjunto con las letras de cada una. Tal vez os preguntéis por qué…

micro

Esto se debe, no sólo a que nos apetecía alegrar un poco a nuestros seguidores, alumnos y profesores, sino también a que queríamos aportar una nueva ayuda al aprendizaje de todos los que estudiáis idiomas.

La pronunciación nos suele  costar esfuerzo, ya que tenemos que realizar sonidos que no existen en nuestra lengua y a los que no estamos acostumbrados. Y cuando no estamos en clase, no siempre podemos escuchar a nativos hablando el idioma que aprendemos; por eso, entre otros recursos, podemos recurrir a la música.

Escuchar repetidamente una canción a la vez que leemos su letra, nos puede ayudar a comprender cómo se realizan los sonidos en la nueva lengua y cómo varían según de qué elementos estén rodeados.

Al principio notaremos o pensaremos que es muy difícil cantar la canción, pero cuando la hayamos escuchado (a la vez que leído) repetidamente, veremos que esa dificultad desaparece y que somos capaces de pronunciar esas palabras e incluso frases enteras o toda la canción.

Y cuando pronunciemos esas palabras en situaciones en las que debamos emplear ese idioma, notaremos y notarán también los que nos escuchan, que pronunciamos mucho mejor, ya que seremos capaces de reconocer sonidos similares y realizarlos gracias a que sabemos cómo deberían sonar por la canción.

Además también es una forma de practicar la comprensión tanto lectora como auditiva y nos aportará nuevo vocabulario.

Esperamos que os sirva este consejo y que lo pongáis en práctica, realmente es una muy buena herramienta.

Anuncios

Darwin sostuvo que la existencia de un “protolenguaje musical” podría significar que los seres humanos antes de hablar ya podíamos comunicarnos mediante ritmos y de hecho hay algunas especies que así lo hacen, especialmente los pájaros.

Darwin no utilizó estos argumentos para explicar la evolución humana, sino que trataba de hacer un dibujo de la toría de la evolución completa de todas las especies, señalando que tenían más posibilidades de reproducirse aquellas especies capaces de hacer música.

Nina Kraus, profesora de Neurobiología, Fisiología y Otorrinolaringología en la universidad Northwestern, analizó la plasticidad de la parte del cerebro asociada al aprendizaje de un idioma y defiende que la música es una experiencia multisensorial, pero que los estímulos están tan relacionados que normalmente se ignoran y nos quedamos sólo con la parte auditiva.

Aún no hay muchas pruebas de que la música fuera antes que el lenguaje en los seres humanos, así que las investigaciones siguen abiertas.