Aprender idiomas no es sencillo, y depende del momento de la vida de cada uno en el que se decide comenzar a aprender. Además, según el contexto de cada uno y en función de los idiomas que ya maneje. Por ejemplo, si alguien habla castellano o portugués, le será más fácil aprender francés o italiano porque guardan muchas similitudes y pueden deducir muchas palabras de vocabulario.

El caso es que un 50% de los requisitos para aprender una nueva lengua son que el alumno esté motivado para aprenderla. Las motivaciones de nuestros alumnos suelen ser laborales, pero hay quien decide aprender un nuevo idioma para viajar, para conocer nuevas personas o incluso sólo por curiosidad porque les atrae el sonido de cierta lengua.

¿Vosotros qué motivaciones tenéis para aprender un nuevo idioma?

Anuncios

Portugal es un país que, pese a estar muy cercano geográficamente, es bastante desconocido para los españoles de a pie. Más allá del fado, del vino de Oporto u otros tópicos, poco sabemos de nuestros vecinos más cercanos. Como el objetivo de este blog no es hacer visitas turísticas, hoy os hablaremos del idioma que se habla allí, el portugués.

Repasemos cinco datos curiosos sobre esta lengua romance, al igual que hicimos con el griego hace poco.

1. El portugués tuvo su gran periodo de expansión entre los siglos XV al XVII, con la expansión de su imperio. Hoy en día es la lengua principal hablada en Portugal, Brasil, Angola, Guinea-Bissau, Mozambique, Cabo Verde, Santo Tomé y Príncipe y Timor Oriental.

2. El portugués moderno procede del idioma galaico-portugués. La primera gramática portuguesa, obra del presbítero y profesor de retórica de Coimbra Fernando de Oliveira, se publicó en Lisboa en 1536.

3. En el portugués de Portugal existen dos formas para decir “usted”: você y o/a senhor/a. La primera se usa con, por ejemplo, compañeros de trabajo con los que no se tiene confianza o con cualquier desconocido de tu misma edad (aunque los jóvenes están empezando a usar el tu para estas situaciones). La segunda se usa más para el usted en español, por ejemplo, con una persona mayor o un superior jerárquico.

4. En Brasil, sin embargo, se usa você con una persona conocida (con la misma idea del tú en España o el usted en Hispanoamérica) y o/a senhor/a en los demás contextos, aunque la idiosincrasia brasileña hace que se use poco. En plural, sin embargo, se usa vocês con la idea de vosotros (ya que el vós no se emplea) mientras que para decir ustedes (con carácter formal) se emplea os/as senhores/as.

5. En portugués existe tres clíticos, e decir modos de colocar los pronombres: proclítico (ej. Nada me disseram), enclítico (ej. Disseram-me nada) y mesclítico (ej. Dir-me-iam nada).

Si la semana pasada se celebraba el día Mundial de la Lengua Materna, esta semana la celebración, esta vez en EEUU, es de la Lengua Extranjera. Esta celebración se institucionalizó en 1948 y desde entonces se dedica la primera semana de marzo a concienciar a la sociedad sobre la necesidad de aprender otros idiomas.

La verdad es que cuando se acerca alguien a preguntarnos cuál es el idioma que necesita aprender sin tenerlo pensado de antes, no podemos responderle siempre lo mismo porque depende de cada alumno, de las necesidades que tenga, para qué va a usar el idioma o qué lenguas domina, ya que sabiendo unos idiomas es más asequible aprender otros. Por ejemplo, desde el castellano se aprenden bien el portugués o el italiano, pero no siempre es nuestra recomendación porque puede que el alumno necesite desarrollar su carrera en inglés o en alemán.

En cualquier caso, aplaudimos esta iniciativa como todas las destinadas a mejorar el manejo de una lengua.

Muchas PYMES se encuentran con que han tocado su techo en el mercado español. Bien porque la demanda ya no crece más o porque la oferta en nuestro país ha crecido hasta hacer necesaria una bajada de precios para poder ajustarla, a muchos emprendedores les ha llegado el momento de saltar al mercado internacional, ya sea europeo o mundial.

Hay muchos productos españoles que en el extranjero se podrían vender como premium (estoy pensando en ciertos alimentos como aceite de oliva o jamones, pero también se podría aplicar a servicios) con una sencilla infraestructura a escala de la que ya tenga la empresa. Una de las mayores barreras para no dar el salto al exterior es precisamente la falta de idiomas, especialmente el inglés (aunque se podría aplicar también al alemán, portugués… en función de dónde se quiera exportar) y esta será una de las ventajas competitivas que permitirán salir de la crisis antes a las empresas españolas.

Los cursos de idiomas para empresas se hacen cada vez más necesarios tanto para los altos mandos como para los asalariados que tienen que enfrentarse cada día con una clientela internacional si quieren ampliar el negocio.