Hoy en día hablar una segunda lengua se ha convertido en un requisito indispensable para los trabajadores de muchas empresas. Las compañías, sabedoras que unos trabajadores bilingües pueden ser la diferencia entre una expansión internacional y verse recluidos solamente al mercado español, cada vez buscan que sus trabajadores hablen más idiomas.

Una segunda lengua permite incluso a las empresas orientadas a servicios B2B poder optar a trabajar al servicio de una multinacional que necesite que todas sus filiales hablen, además de la lengua del país donde se encuentran, el de la empresa matriz. No solo el inglés es indispensable sino cada vez más vemos en España empresas francesas, alemanas o suecas que necesitan comunicarse con las filiales y con otras empresas en su lengua nativa para poder comprenderse mejor.

Las empresas españolas cada vez más se decantan por planes de formación integral en idiomas para sus trabajadores para poder expandir su radio de acción a empresas cada vez mayores en tamaño.

Anuncios

A la hora de plantearse aprender un idioma, todos los alumnos dudan ante cuál ponerse. Si se quiere empezar desde cero, la elección se complica. El portal Excite ha publicado cuáles son los idiomas más demandados en las ofertas de trabajo, lo que podría ayudar a los trabajadores a elegir una lengua entre todas las que se ofertan en su localidad.

Según los datos publicados en Universia, el alemán, el chino mandarín y el inglés son las lenguas que más ofertas de trabajo acaparan. Por ejemplo el alemán es muy demandado ya que Alemania tiene un objetivo de llegar al pleno empleo en 2015.

China se ha puesto en la mente de todos después de cerrar los tratos que tuvieron lugar la semana pasada y se ha colocado en el centro del interés empresarial español. Para poder culminar con éxito las relaciones comerciales con este país, se hace imprescindible que los empleados hablen ese idioma o al menos el inglés, que es la lengua común para comunicarse en todo el mundo y que es la más demandada en todas las academias.

Según un estudio de la consultora Roland Berger, la presencia española en China ha crecido un 70% en los últimos tres años, a pesar de la inseguridad y de los problemas de las falsificaciones. Más de 600 empresas españolas, PYMEs en su mayoría, están presentes en China según el ICEX.

A la cabeza de la presencia española en el gigante asiático están firmas como Zara, Mango, Adolfo Domínguez, Roca o Cosentino. Cualquier empresa española que quiera tener presencia en China, con un potencial mercado de 1.300 millones de habitantes, debe registrar la marca en ese país, bien como extensión de la marca nacional, o bien inscribiéndola directamente allí.

Uno de los principales temores de los empresarios españoles son las copias y las falsificaciones de su marca, según señala el estudio. Por ello, inscribir la marca ante las aduanas puede ser un buen remedio para que sólo la propia empresa pueda exportarla. Además es fundamental que al menos los trabajadores en puestos de responsabilidad sean capaces de expresarse con soltura en el idioma chino para poder comprender mejor las complejidades del mercado.

En determinados sectores, apunta el informe, es imprescindible entrar vía ‘joint venture’, motivo por el cual es importante también firmar un acuerdo de confidencialidad y exclusividad para tener la colaboración con el socio lo más atada posible. Actualmente, la cifra de inscritos a la Cámara Española en China supera los 430 asociados.

Frente a un mercado europeo de tan sólo 500 millones de personas, el mercado chino, con 1.300 millones de habitantes que suponen el 20% de la población mundial, tiene un gran potencial.

Además, las clases medias urbanas chinas aumentan su peso relativo con gran rapidez y se estima que en 2015 alcanzarán el 49% del total de la población. “Estas clases medias constituyen el principal factor de incremento del consumo”, según Javier de Paz, socio responsable del Centro de Competencia de Bienes de Consumo y Distribución de Roland Berger en España.

Una de las motivaciones que tienen las empresas a la hora de que sus trabajadores aprendan idiomas es para mejorar las exportaciones de la misma. Antes de lanzar una empresa a la internacionalización, no obstante, hay que pensar varias cosas por adelantado, como conocer a fondo el país en el que se quiere exportar. Un buen punto de partida, además de la página oficial de cada país, es The World Factbook, que está llena de datos y la mantiene actualizada la CIA.

Otra cosa que hay que tener controlada es la diferencia de horarios con respecto a la zona donde se realicen las exportaciones. Dentro de Europa tenemos un huso horario pero en Asia o en América hay que extremar el cuidado para no llamar fuera de horario de oficina. Además, vamos a necesitar que esas llamadas telefónicas las realice alguien que domine la lengua del interlocutor, sea o no sea el inglés. Solo una llamada por alguien que se sienta confiado comunicando en la lengua del otro será la que tenga más éxito.

Habrá que dominar también el protocolo del país con el que se hagan los negocios y las costumbres básicas de etiqueta del país donde estén exportando. Por último, pero no menos importante, habría que tener un servicio de envíos internacionales, no solo al por mayor sino también cuando necesitemos enviar alguna documentación original.

En el diario PR Noticias nos hemos encontrado un cuadro con los idiomas que más solicitan los diferentes sectores a la hora de contratar nuevos trabajadores. Llama la atención que el sector que más idiomas solicite sea el sanitario, sobre todo en las farmacias, donde se busca que sus trabajadores hablen inglés en un 97%:

El inglés es el idioma más demandado como era de esperar seguido por el francés a mucha distancia.

El inglés es uno de los factores determinantes no solo para encontrar trabajo sino también para conservarlo. Según un estudio publicado por el portal Muy Pymes, el 74% de las ofertas de empleo cualificado tienen como requisito imprescindible dominar la lengua de Shakespeare.

En el informe llevado a cabo por Adecco e Infoempleo, explican que los idiomas tradicionalmente más demandados como el francés, el alemán, el italiano y el portugués, están empezando a subir otros “nuevos” como el japonés, el árabe, el polaco o el checo al ser solicitados en el 13,5% de los empleos. En Cataluña y Madrid es donde hay mayor número de ofertas que requieren el conocimiento de estos idiomas. En Madrid, el 88% de las empresas exige el dominio del inglés para acceder a ellas.Baleares (34,94%), País Vasco (32,42%), Navarra (30,55%), Comunidad Valenciana (27,34%) y Andalucía (26,87%) son otras de las comunidades autónomas donde más de la cuarta parte de sus ofertas de empleo cualificado valoran contar con idiomas.

En cuanto a sectores de actividad, aquellos con mayor grado de internacionalización también solicitan trabajadores con mayor conocimiento de idiomas. Así pues, el sector de recursos energéticos exige este requisito en el 58% de sus ofertas, en tanto que la consultoría es la actividad que registra el mayor repunte con respecto al año anterior, al pasar de solicitar candidatos con idiomas en un 21,7% de su oferta al 36% actual.

Según ha publicado Europa Press, el mercado de trabajo “exige personas muy cualificadas para la mayoría de los puestos, siendo necesario contar con otros valores adicionales, como cursos, experiencia, y sobre todo, idiomas“. Los idiomas, pues, son uno de los elementos fundamentales que pueden hacer que un candidato destaque sobre los demás a la hora de lograr un trabajo.

La ETT Page Personal ha explicado que realizar prácticas profesionales en el extranjero”otorga una experiencia personal que fortalece a la persona que lo realiza”, y, además, ofrece una guía “para descubrir todas las ventajas que puede suponer para el desarrollo profesional el realizar prácticas en el extranjero”.

Según la manager de la empresa, Eloisa Reinoso, “a la hora de elegir a un candidato para un puesto de trabajo, se tiene muy en cuenta la fluidez en otros idiomas y la experiencia en empresas internacionales, favoreciendo esto a los candidatos que han realizado prácticas en el extranjero. Además, estas personas suelen destacar “por tener mucha iniciativa y estar muy motivados para asumir nuevos retos”, ha afirmado Reinoso.