Seguro que a más de uno le suena el MCER, o el “marco común”, pero no sabe exactamente lo que es. Lo podemos ver en la propaganda de las diferentes academias de idiomas.
Pues bien, el MCER (Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas) es una nueva forma de nivelar las lenguas de la Unión Europea a nivel estándar. Gracias a esta nivelación, todas las lenguas europeas están divididas en 6 niveles equivalentes entre sí para todas ellas.
Esta nivelación surgió de una propuesta que se hizo en un congreso internacional en Suiza en noviembre de 1991, desarrollada por el Consejo de Europa.

Con la llegada del MCER, se rompe con los clásicos niveles que se daban anteriormente “bajo, intermedio y avanzado”, y se dividen en 3 grandes bloques, a su vez divido cada uno de ellos en dos. El esquema queda de la siguiente forma:

Bloque A: Usuario básico.
Nivel A1: Acceso.
Nivel A2: Plataforma.
Bloque B: Usuario independiente.
Nivel B1: Umbral.
Nivel B2: Avanzado.
Bloque C: Usuario competente.
Nivel C1: Dominio operativo eficaz.
Nivel C2: Maestría.

 

En el MCER para las lenguas podemos encontrar una descripción detallada de todos los conocimientos y habilidades que debemos poseer y dominar en un idioma europeo extranjero según nuestro nivel.
Los que nos dedicamos a la enseñanza de idiomas llevamos ya unos cuantos años familiarizados con ello, pero tal vez a los alumnos no les resulte conocido. Es importante saberlo para asegurarnos de que nos van a impartir una enseñanza adecuada y adaptada al MECR, ya que es el sistema por el que nos regimos en Europa. Y es muy útil tanto para profesores como para alumnos, ya que favorece la comparación u homologación de los distintos títulos emitidos por las entidades certificadas. Por este motivo, en Babelia Formación S.L. también nuestra metodología sigue muy de cerca al MCER para sus cursos de idiomas en empresas.

Anuncios